Por un sueño feliz, Duérmete Conmigo

viernes, 27 de junio de 2014

Publicado por La Vaca Ke Ríe en 8:29
Imagen extraida del blog Dulce Crianza


Con motivo de la celebración del día Mundial del Sueño Feliz el próximo domingo me apetece publicar un post sobre la evolución del sueño de mi niña colgante  y como hemos tratado de hacerlo para que sufriera lo menos posible.

Desde que nació padeció un síndrome muy  extraño del que no sabíamos su existencia hasta la primera noche que pasamos en casa. El Síndrome de la cuna con pinchos,  dígase cuna, minicuna, moisés. Ninguno le gustaba y era intentarlo y ponerse a llorar desconsoladamente.  Al ser muy bebé teníamos el miedo común de toda madre primeriza de aplastarla y decidimos coger el colchón de la cuna y ponerlo en la tarima que rodea nuestra cama junto a mí, cada vez que se despertaba la tenía cerca para darle el pecho y todos tan contentos. Fueron siete meses muy felices hasta que empezó a reptar y pegarse cabezazos en todo lo que pillaba.

Vaya yo que creía que los niños los acostabas cerraban los ojos y a dormir del tirón toda la noche y sin moverse, pues no la realidad es otra. Alguien debería contarnos otra historia que luego no estamos preparadas, eso niños de las amigas y familiares que comen, duermen y cagan y nunca lloran. Mi niña debía ser un extraterrestre.

Intentamos hacia esa época que durmiera en su cuna dentro de nuestra habitación pero nada, seguíamos con el síndrome así que durante muchos meses la cuna fue un estupendísimo armario para la ropa, para eso sí que sirven estos inventos.

Luego vino una etapa difícil para mí, que no para mi niña los inicios del colecho fueron complicados, sin apenas sitio, muchas tomas nocturnas, despertarte con una pierna en la boca o porqué te has caído de la cama pero poco a poco fuimos amoldándonos toda la familia a la situación hasta el punto de echar de menos echar una siesta sin mi hija o abrir los ojos y no ver su carilla.

Hacia los dos años y aprovechando que hacía varios meses que había reducido tomas nocturnas decidimos comprarle una cama para su habitación, sí estáis leyendo  bien en dos años no tenía cama y porqué, porque no la necesitaba.

Aproveché el irme a esta cama para iniciar el destete nocturno, mi estado de salud y nervios por las noches no era el más óptimo y prefería destetar antes de pagarlo con mi hija.

La dormía en la cama de matrimonio junto a su padre, le contaba cuentos, le daba besos, abrazos le decía lo mucho que la quería y una vez dormida a la otra cama. Si se despertaba de noche la atendía con mucho amor aunque muchas noches al despertar veía a su papi cerca y se volvía a dormir.

He tenido mucha ayuda en esta etapa de Desiré del blog Duermefelizsinllorar, ella me ayudó a instaurar una serie de hábitos y rutinas que nunca había aplicado hasta el momento y a dormir a la niña sin la teta cosa totalmente desconocida para mí. Muchas gracias por tu paciencia Desiré.

Hace unas cuantas semanas cuando nos íbamos a dormir a la cama grande como ella la llama me dijo quiero dormir en la cama de Hello Kitty y yo accedí de buen grado aunque sorprendidísima. Su papi la echó mucho de menos a partir de ese momento y lo pasó muy mal.

Fueron momentos complicados porque durante los despertares se sentía asustada y a veces lloraba aunque yo fuera a su lado a consolarla, tenía miedos y al parecer alguna que otra pesadilla pero ella lo había pedido y había que respetar su decisión.

Ahora va alternando cama de Hello Kitty con cama grande y duerme dónde le place, como le place y con quien le place.

Lo fundamental es que en estos dos años y medio y en el futuro no se nos ha pasado por la cabeza dejarla llorar para que se duerma por agotamiento, exhausta o resignada a que nadie va a ir atenderla, no hemos sustituido nuestra presencia por un peluche y que hemos hecho oídos sordos a los comentarios que nos decían que no lo estábamos haciendo bien y fíjate tú no tiene 18 y ya duerme muchas noches en su cama.

Probablemente a los 18 preferirá dormir con un tío buenorro que con su padre y su madre pero seguro que recordará nuestras noches los tres juntos con mucho cariño y no esas noches que lloraba cuando tenía una pesadilla, estaba enferma o no podía dormir y nadie acudía a consolarla porque algún pediatra, neurólogo, psicólogo, libro o programa de televisión así lo recomendaban.

 

6 comentarios:

Mónica Rodríguez García on 22 de julio de 2014, 9:18 dijo...

Me ha encantado tú post!!

Yo no veo la hora de que Sandra duerma sola en su cama, ya que duerme conmigo todas las noches y es su padre el que duerme en la cama de Sandra, vamos como dicen todos los de alrededor ¡la estáis malcriando! jajajaja pero nada más lejos de la realidad y lo que siempre se ha dicho a palabras necias oídos sordos.

Cuando ella quiera, con quién quiera y donde quiera como tú bien has explicado, y si, me temo que a los 18 estará con un tío buenorro en su cama … aunque prefiero no pensarlo :P jajajaja.

Un besazo enormeeeee y a dormir felices :)

La Vaca Ke Ríe on 23 de julio de 2014, 7:31 dijo...

Yo tampoco veia la hora. Lo gracioso es girarte en tu cama por las noches y encontrarte a veces a tu marido, otras a tu hija, entra tan sigilosa que a veces ni me doy cuenta que se ha metido en nuestra cama.

Baberos Y Claquetas on 31 de julio de 2014, 0:27 dijo...

Hola, acabo de encontrar tu blog. Me ha encantado tu entrada, nosotros ya teníamos claro que queríamos colechar, por lo qué optamos por cuna de colecho para estar más cómodos. Aún así una de las abuelas se emperró en comprar la cuna, ahora sirve de zona de juegos cuando estoy limpiando para que Vikingo no me pise todo el piso. De momento no nos planteamos que se vaya a su habitación, él encantado y nosotros también. Te sigo!

La Vaca Ke Ríe on 31 de julio de 2014, 7:36 dijo...

Je, je ,je armario, escritorio, parque de juegos, seguro que le damos más usos a la cuna que el dormir. Muchas gracias por seguirme y comentar el post. Ahora mismo me paso a echarle un vistazo a tu blog que pinta muy bien.

Espacio abraça'm mama on 29 de octubre de 2014, 15:19 dijo...

Muchas gracias guapa por nombrarme. Ya sabes que para mi fue un placer ayudarte en la medida de mis posibilidades. Es un gustazo saber que el sueño de tu peque en casa ha mejorado tanto!!

La Vaca Ke Ríe on 29 de octubre de 2014, 18:05 dijo...

Gracias a ti, el placer fue mio. Me diste muy buenos consejos. Mucha suerte en tu nuevo proyecto.

Publicar un comentario

Dime que te ha parecido este post...

 

Colgando en tu teta Copyright © 2012 Design by Antonia Sundrani Vinte e poucos